Abbott con su familia tras vencer en las elecciones en Australia